Imágenes con historia

Imprimiéndole carácter...

Comentamos en esta ocasión un conjunto de cuatro fotografías del cortejo de nuestra cofradía que podemos datar en el Lunes Santo de años comprendidos entre 1956 y los primeros sesenta del pasado siglo, en el itinerario de ida a la carrera oficinal se transitaba entonces por las calles Daóiz, Javier Lasso de la Vega, y el lado izquierdo de la Plaza del Duque.

Hoy nos resulta llamativa la primera imagen, en que con la bella luz de la media tarde vemos cómo la Cruz de Guía acompañada por los cuatros faroles desciende por la calle Javier Lasso de la Vega, a la que abren camino miembros de la Policía Armada y del servicio de limpieza pública, siendo de destacar la prestancia del Diputado de Cruz que camina delante de ésta.

Saliendo_al_Duque_por_Amor_de_Dios-Editar_01.jpgLa segunda fotografía nos ofrece otra magnífica escena con el ambiente de época de la cofradía a su llegada a la plaza del Duque desde la calle Trajano, con un paisaje urbano que aún es reconocible. El fotógrafo se ha adentrado en el primer tramo de nazarenos y colocado frente a su diputado, cerca del cual se aprecian los raíles del tranvía sobre el suelo adoquinado. Tras éste se observa el Senatus que inicia el segundo tramo. Como nota curiosa, las sillas de abonados, muchas amontonadas por ser día laborable, llegan a estar colocadas hasta el final mismo de la plaza.

Esta insignia procesional fue estrenada también para la primera estación de penitencia, y, al igual que todas ellas, cuenta con orfebrería de Emilio García de Armenta y bordados del taller de Caro, siendo una de las más primorosas obras de nuestros bordados por la calidad de su diseño y ejecución, en la que destaca la inscripción latina completa “Senatus Populusque Romanus” realizada íntegramente en hojilla de oro.

Las dos siguientes instantáneas nos muestran una característica de los años iniciales del cortejo procesional como era que las insignias iban escoltadas por seis nazarenos con varas, en vez de los cuatro, o dos, más usuales. En ambas se advierte con claridad el bello modelo propio para el juego de varas que creó el citado orfebre Armenta.

Sine_Labe_6_varas_color_01.jpgParados en el arco de la puerta de salida de la parroquia de San Andrés vemos al Sinelabe y su acompañamiento prestos a comenzar el recorrido penitencial. Esta insignia concepcionista fue estrenada para representar a nuestra corporación en la peregrinación de todas las hermandades de Sevilla a Roma para asistir a la proclamación de la Realeza de María por S. S. Pío XII que tuvo lugar el 1 de noviembre de 1954, y, por consiguiente, fue novedad en el Lunes Santo del año siguiente, 1955. Debido a su mal estado de conservación y a ser una pieza de factura muy desigual al resto de insignias, fue sustituido en 2009 por el actual realizado por Artesanía Santa Bárbara en el mismo estilo y consonancia que las mejores piezas de nuestros bordados procesionales, conservándose enmarcado en nuestra casa-hermandad.

Libro_Reglas_6_varas_B_N_01.jpgY en el mismo dintel del atrio de la iglesia a la plaza San Andrés la última fotografía nos muestra a la entonces penúltima insignia: el nazareno portador del Libro de Reglas con su pértiga -que se remata en un pequeño templete inspirado en el baldaquino de Bernini que alberga una pequeña imagen de Santa Marta-, acompañado también por seis nazarenos con varas. Tras ellos, al fondo, se adivinan las velas de los ciriales que anteceden al paso. El Libro de Reglas también salió desde el principio y tiene la peculiaridad de estar encuadernado en cuero repujado con aplicaciones de plata. Salta a la vista la belleza y uniformidad estética que se advierte en los escudos de los nazarenos, que son los iniciales, bordados todos en plata y oro en el convento de Santa Isabel.

Cuatro añejas y emotivas estampas de la primera década por las calles de Sevilla, que transmiten el mismo sabor cofrade y elegancia artística que en la actualidad. En el boletín de febrero de 2003, con ocasión del cincuentenario de la estación de penitencia, nuestro hermano fundador y durante muchos años nº 1, D. Antonio Vigil-Escalera y Tomé, valoraba el hecho de haber salido a la calle desde el principio la hermandad completamente definida en su estética y principales  enseres con estas palabras: “Salió la cofradía “completa” en expresión cofrade en cuanto a sus insignias desde la Cruz de Guía hasta las bocinas, acólitos y paso, pues había sido el propósito de lograrlo antes de presentarse a la contemplación pública, consiguiendo un impacto de esa brillante y afortunada conjugación del arte cofradiero sevillano con la severidad que corresponde a la índole del misterio pasional representado, lográndose marcar para lo sucesivo e imprimiéndole carácter, el sentido de austeridad y religiosidad que viene conservando a lo largo de los diez lustros transcurridos”. Laus Deo.

PARA SABER MÁS

  • Boletín de la Hermandad de Santa Marta, nº 61, febrero de 2003, p. 28: “Recuerdo de la primera salida de la cofradía” (descargar).
  • Boletín de la Hermandad de Santa Marta, nº 74, febrero de 2009, pp. 74-75: “Santa Marta en las calles de Sevilla. Horarios e itinerarios de la cofradía durante más de medio siglo” (descargar).

DATOS TÉCNICOS

  • Fotografías: Insignias de la cofradía de Santa Marta: Cruz de Guía, Senatus, Sinelabe y Libro de Reglas durante la estación de penitencia.
  • Años: entre 1959-1962 aprox.
  • Lugares: Salida de la parroquia de San Andrés, calle Javier Lasso de la Vega y Plaza del Duque.
  • Autor: no identificado.